+ 1 (707) 877-4321
+ 33 977-198-888

Filosofía de vida

Ensayo acerca de la obra "filosofía de vida" Leticia Rubin
September 13 2011

 

“Filosofía de vida”

Por Leticia Rubín

 

“Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo”.  

Aristóteles

 

 

En las últimas décadas nos ha tocado ver tambalearse a las grandes economías mundiales como la desaparecida URSS y Los Estados Unidos así como ser testigos de revoluciones sociales en Francia, España y muy recientemente en Inglaterra.

Las nuevas tecnologías han ayudado a difundir información de todo tipo y nos han permitido ser testigos de movimientos sociales al otro lado del globo terráqueo.

También hemos visto debilitarse a poderosas instituciones religiosas, como la Iglesia Católica, que permeada por la corrupción, ha dejado en evidencia su falta de vigencia. Esto ha dado lugar a la proliferación de “sectas” religiosas, muchas de las cuales tiene como finalidad última la acumulación de dinero y poder.

Tomando en cuenta todo lo anterior quiero pensar que hay una tendencia a voltear la mirada hacia la naturaleza humana, hacia una cultura  sustentable con respeto a la biodiversidad y la esencia del espíritu.

“Filosofía de vida” es una obra que resume mi pensar y en  donde rindo un homenaje a la filosofía clásica. Haciendo evidente lo actuales que pueden ser conceptos ideados por filósofos tales como Heráclito, Empedocles, Pitágoras, Protágoras y las ideas humanistas de Aristóteles.

Es Empédocles quien propone por primera vez la idea de los cuatro elementos; por ello comienzo mi obra con una representación de agua enmarcando el formato.

El agua es el elemento donde surge la vida. El color azul representa el fluir del vital líquido, la paz y la tranquilidad. El verde es el color del equilibrio entre la serenidad y la luz, el símbolo de la vida.

Se pueden percibir los cuatro puntos cardinales representados por triángulos, figura recurrente en la obra y símbolo que retoma la idea de Pitágoras de que el triángulo representa el equilibrio y es la base de todas las cosas.

El equilibrio está también representado por una figura femenina y una masculina, ubicándose la femenina del lado izquierdo, simbolizando la intuición y las emociones; del lado derecho está la figura masculina representando la razón y la fuerza.

En el centro de la obra está la semilla de la vida, justo entre el hombre y la mujer; es el inicio de todo, la vida que florece, crece y llena de luz su alrededor. El nacimiento del espíritu y la esencia. La figura fálica que penetra, fertiliza y da comienzo a una nueva vida.

Otra figura recurrente en la obra es el círculo. En el lenguaje simbólico se le ha relacionado con la perfección, la unidad, lo absoluto, el poder, lo espiritual y la protección. Representa el movimiento constante, tal y como lo propone Heráclito cuando dice que “nadie se mete dos veces en el mismo rio”.

Yo creo que los seres humanos permanecen en constante cambio y nuestras experiencias nos van transformando. Podemos crecer y aprender de cada vivencia aún cuando aparentemente se trate de vivencias negativas.

Tradicionalmente el círculo ha sido un arquetipo usual en la filosofía, la religión y el arte.

La idea de proponer la figura humana como el elemento principal de la obra es debido al concepto de humanismo que propone Protágoras y que es retomado posteriormente por Aristóteles, para quien lo fundamental es el mundo del aquí y del ahora.

Aristóteles supone que nuestras acciones deberían estar orientadas a mejorar la manera en que nos relacionamos con nuestros semejantes, dándole prioridad al mundo terrenal sobre el celestial.

Yo no sé qué es lo que sucede después de la muerte física, de lo que sí estoy segura es que tarde o temprano lo sabré, y mientras esto sucede, me preocuparé por que los elementos que conforman mi vida hoy se entretejan de la mejor manera, buscando el precario equilibrio que varios filósofos señalan como el pilar de la felicidad. La felicidad debiera ser el fundamento de cualquier actividad humana; la motivación que nos lleve a una libre y consiente toma de decisiones.

Retomando mi idea inicial, quiero pensar que esta tendencia a voltear la mirada hacia la filosofía, nos llevará a la transformación de una sociedad más justa y equilibrada.

Las grandes instituciones económicas, sociales y religiosas han demostrado ser caducas y han dejado en evidencia su urgente necesidad de renovarse y transformarse.

Mi obra es una invitación a la reflexión y la introspección. Lo más importante no es lo que yo he querido expresar a través de ella, sino lo que el espectador interprete de la misma. Estas interpretaciones pretenden ayudar, ambiciosamente, a encontrarse a sí mismo y al camino que conduce a la felicidad.

 

L. Leticia Rubín Suárez

 







You don't have flash installed.
EMAIL- EMAIL- EMAIL- EMAIL- EMAIL- * A